Últimos temas
» Ao no Sekai Rol [Cambio de botón]
Lun 10 Jul 2017, 5:52 am por Invitado

» La Pluma y la Ficción [cambio de botón - Elite]
Miér 14 Dic 2016, 7:53 pm por Invitado

» Registro de personajes activos
Dom 04 Dic 2016, 6:53 am por Sarah Schwarzwald

» [Normal] Nakatagai no Niwa
Mar 01 Nov 2016, 4:55 pm por Invitado

» Naruto Storm (Afilacion)
Sáb 15 Oct 2016, 1:21 pm por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings (cambio de botón)
Dom 04 Sep 2016, 11:39 am por Invitado

» Tír na nÓg - Afiliación élite
Miér 24 Ago 2016, 1:10 pm por Invitado

» [Naegi +Abierto] Masquerade
Dom 21 Ago 2016, 10:38 am por Naegi Komaeda

» Invocación accidental [Privado]
Vie 05 Ago 2016, 3:34 pm por Achilles

» The awakening of darkness [Privado/DIO]
Jue 04 Ago 2016, 10:48 pm por Kurama

Afiliados
Hermanos
Limpieza mensual
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
Se prohíbe cualquier tipo de copia, ya sea parcial o total, del contenido de este sitio.

Todas las ideas creativas, diseño e imágenes pertenecen a Fate/Insane Eclipse™. Todas las historias de los personajes y su desarrollo son propiedad de sus creadores.
Las imágenes utilizadas carecen de fines lucrativos y pertenecen a sus respectivos autores.
Especialmente se agradece a la wikia de Type Moon y Utopic Moon por la información que utilizamos en éste foro.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Normales
Elite
Limpieza mensual
Directorios

In God we trust

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

In God we trust

Mensaje por Alexander Anderson el Jue 11 Feb 2016, 9:09 pm

PROLOGO:

La radio dicta las noticias matutinas, creo que el equipo local volvió a ganar gracias al nuevo delantero, que bien. Suena la dulce melodía al compás de otra propaganda de supermercado, quizás debería aprovechar la oferta, si! Tan pronto llegue mi Robert podría comprar unas cosas. Oh, esta canción no lo escuchaba desde aquella navidad... Que recuerdos me traen, o si tan solo fuera...
Otra vez no! no otra vez.

Apago la radio tan pronto comienzan a hablar de mi Robert, no quiero escuchar mas no quiero, ya es demasiado.

-Nunca hay buenas noticias- Miro el reloj y veo que casi es la hora, tan puntualmente como siempre llega el cartero.Tal vez hoy es diferente, quizás Gradis nos envió una postal de su viaje al extranjero, o quizás recibos vencidos...
El cartero llega a la puerta y desde la ranura cae una vez mas un rio de cartas, mi optimismo desaparece con solo ver una carta al azar y volvi a colapsar cayendo al suelo. Hubo un tiempo que me gustaba recibir cartas, parece tan lejano esos momentos, ahora solo recibo cartas de amenazas contra mi familia y sobre todo sobre mi Robert. Cuanta maldad hay, cada vez las cartas esta mas elaboradas al punto de ser solamente sucias y viles.

-¿Como puede uno odiar tanto?-

Robert siempre me dijo que hay un monton de gente malvada pero no los mira mal, y no tiene porque hacerlo... Si tan solo él viera todas las cartas que llegan semana tras semana. A veces me alegra que este en el bar y desaparesca varios dias, No puedo lidiar con esto sola pero lo que menos quiero en este momento es que él decaiga mas en la depresión.
Por un instante dejo de pensar en él y pienso en mi. Esto no volvera a la normalidad, nunca volvera a ser como era antes, subo al baño de mi cuarto y el sueve olor del jabon me lleva a abrir el botiquin detras del espejo ''Sera facil'' pienso, lo repito tantas veces para tratar de convencerme a mi misma. Robert aun tiene esa maquina de afeitar vieja que compro en el bazar, solo lo compro para que se vea bien en su quit de afeitar vintage. Tan pronto me convenzo de seguir adelante desarme el viejo aparato y saco las hojas de cortar. ''Deberia...'' poniendo escusas busco mi lapiz labial y escribo en el vidrio ''Perdon Robert adios, Te quiere Mary''. Dejo correr el agua caliente que en brevedad se tiñen de rojo, ahora ya nada importa, mis preocupaciones se funden con el vapor y se alejan. A un lugar tranquilo, a un lugar seguro, un lugar sin odio.

FIN DEL PROLOGO
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Otra vez en esta sucia ciudad, Liverpool no es de mis favoritas pero como todos lo pecadores merecen ser salvados en especial viejos amigos mios. Je! los del orfanato se sorprendieron que tenga un amigo que no este en el ambito laboral. Aun no creen que puedo llegar a ser una persona muy sociable. No traje mis pertenencias a esta parte del mundo, solo mi confiable biblia y una carta del Vaticano para que la iglesia local me de asilo cuando lo necesite. Es extraño que yo mismo quiera alejarme del orfanato si no es un caso de relevancia que amerite mis ''habilidades'' y mas si es por un sujeto con quien no hablamos de hace decadas, no creo que me haya  llamado con urgencia porque quiera recordar viejos tiempos. Pero ya dejando de ladrar al arbol equivocado solo dibago estos pensamientos mientras camino por las calles de adoquín al punto de ponerme algo nostalgico -Ya estas viejo- Es lo que me digo a mi mismo hasta llegar a la direccion de su residencia.

Las casas clasicas son de mi gusto pero no vine de turismo, me canso de golpear la puerta pero nadie sale a recibirme me doy por vencido y trato de irme pero como toda calle con vecindad sale una señora mayor. Si como no, las señoras que viven solo para ver que hacen los vecinos solo le falto preguntarme mi tipo de sangre. Agradable la señora me vio golpear la puerta y me conto que de ''casualidad'' vio a mi amigo llendo al bar de la vuelta. Les di las gracias haciendole la señal de la cruz y diciendo -Salude a nuestro creador de mi parte, seguramente lo va a ver antes que yo-

No conocer un lugar puede ser una pesadilla pero en brevedad encontre el sitio, solo segui el olor a vino barato, como los de la parroquia de esta ciudad en las santas cenas. Al entrar al recinto deprimente veo a un hombre de mediana edad al final de la barra practicamente abrazando la mesa. Bien no me equivoque, por un momento pense que era otra parroquia.

Me siento al lado del sujeto de la barra -¿Robert?-
-Hee?.... a esp... eres... Axel!-
-Es Alexander, osea Alex... Aunque dime Padre Anderson, que era lo urgente viejo ''amigo''-
-Yo... emmm.... nose... dime como me reconociste, ellos te dijeron no? ACASO TE MANDARON A FASTIDIARME?-
*se levanta bruscamente* -Eres el único cliente en este bar, y segundo tu me llamaste- *se sienta nuevamente* -Que era lo importante que querías que venga en persona?-

Seguido de eso el camarero llega a la escena para que me tranquilice, yo solo me restrinjo en pedir un agua con hielo y que por el amor de Dios abra una ventana, mi compañero de al lado quiere un cambio y pide una cerveza. Tan pronto se va empieza a divagar sobre su problema. Al comienzo empieza a decir palabras sueltas seguido de intentos fallidos de una oración.

-Que te paso Robert, te conozco desde que eras un monaguillo, con los años dejaste los hábitos y abriste una iglesia para estos mundanos y perdimos contacto... Dime de una vez que paso-

Se notaba que quería armar una oración, o al menos una frase con sentido. ''Me voy a ir al infierno'' Dijo eso y capto mi atención, una vez que comenzó a hablar no paro. Hablo de como un día llego la policía a su casa y lo llevaron sin siquiera saber que pasaba. Me contó de todas las horas que paso en un interrogatorio de como lo acusaban de abusar de un niño de su consagración.

...

Me convertí en una tumba, esta pintado o la referencia que uno quiera, solo estaba helado y el relato no termino ahí. Siguiendo su relato lo dejaron ir pero los días pasaron se hizo una noticia de primera plana para los diarios, al pasar las semanas surgieron mas acusaciones, mas familias salieron de nose donde y también decían que sus niños los había tocado, otros alegaban que había echo mas que simplemente tocarlos, mientras mas pasaba el tiempo la noticia se extendía mas, contaba de como se tuvo que mudar 3 veces bajo consentimiento de la corte por el vandalismo y las repetidas agresiones hacia su persona... Al cabo de un mes la policía volvió a su casa pero sin violencia, me relato que al ver las esposas ya veía venir lo que se venia.

El juicio fue un zoologico, era un concurso de quien hacia mas ruido... Duro lo que duro él no contó las horas ni los días que paso en custodia, y al final lo dejaron ir gracias a apelaciones por no reunir pruebas concretas...

-Y que quieres de mi?-
-Ellos me humillaron Padre, ellos dañaron mi imagen Padre, no hay lugar donde este a salvo es como una mancha que no puedo borrar-
-Y que quieres de mi? no me hagas repetirlo-
-Escribi una disculpa al Vaticano pero ellos no quieren darme el perdon y mucho menos por escrito-
-Y me querias a mi porque ya trabajo ahi mismo, queria que te perdone en nombre de la iglesia?-
-Lo harias Padre?- *comienza a llorar* -Gracias...-
-No dije que lo haria, solo dije lo que supuse, no cantes victoria, cuantos niños fueron?-
-14....14 niños con sus familias fueron los que me acusaron-
-Mirame HEY- *lo golpea levemente en la cara* -Soy un Padre y soy el que te puede dar el perdon- *susurro*-realmente lo hiciste?-

Nose en que momento me abre parado de mi asiento pero con una mano en mi cabeza y la otra en la mesa presto atencion a cualquier respuesta. Su respuesta fue asentir con la cabeza repetidamente mientras vuelve a largar su llanto. Catorce niños.... mi mente se me nublo y solo se me venian a mi cabeza los niños de mi orfanato, los niños jugando, los jodidos niños siendo niños. Si algo le pasara a uno de mis niños, al bastardo que lo hiciera lo desmembraría en vida. El solo pensarlo mi sangre hierve y mis músculos se tensan.

Vuelvo en mi, mi mente vuelve al bar con el forcejeo del camarero tratando que suelte al bastardo borracho de mi amigo, tiene heridas por todo su cara y sangre en mis guantes. Tras él hay un rastro de botellas y vasos rotos por donde uno mire, mi mano lo sujeta y con la otra le estoy apoyando una bayoneta en su cuello.

-Perdón pedilo a Dios-
Le clavo una de mis hojas en el suelo muy cerca de su cara para luego sacarlo a rastras del bar, hago oído sordo al las palabras mal intencionadas al dueño del lugar. Odio admitir esto pero realmente me conteni con este tipo, si alguien conocido me viera pensara que me volví blando así que me apuro y lo llevo a su casa. Lo lanzo contra la puerta de su  residencia y le grito que busque el numero de su abogado rápido. Él entra desesperado cubriéndose la herida, solo lo escucho gritar por su esposa Mary para que le ayude, mientras espero afuera me doy cuenta del repentino silencio de la casa.

No dude en entrar, vi una silueta al fondo y al llegar era una mujer con las muñecas en el suelo sobre una gran charco de sangre y un ex-párroco llorando a su lado. Le ayudo a sacarla del baño... estaba helado... y espere a que llegue la ambulancia a llevarsela. El no dijo ni una palabra. Habia cartas quemadas en la chimenea, ella le habia ocultado cartas amenazadoras a él. Es cierto: el amor mata. Yo reacciono y hago la señal de la cruz pero no tiene caso, el suicidio es un boleto directo al averno y si! ''amigo mio' ahí iras, te garantizo que hay un lugar especial para personas con tus gustos.
Alexander Anderson
avatar
Iglesia
Mensajes :
28

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Skyler Avenger el Vie 12 Feb 2016, 11:59 pm

Las malas noticias siempre vienen en el momento menos esperado.

Skyler recordaba escuchar mucho esa frase de parte de su padre en los años cuando vivían juntos, y ahora, en el mismo momento en el que recibía una llamada de parte de un conocido al cual tenía bastante tiempo sin visitar, la volvía a oír resonando dentro de su cabeza, con la misma voz de su propio progenitor. Casi podía ver incluso su rostro, con una sonrisa a medio mostrar y un aire de resignación por alguna razón u otra.

Sobretodo la muerte.


Un aliado de la familia había llegado al clímax de sus problemas personales. Hasta ese entonces, Skyler no estaba demasiado enterada de ese asunto. Tuvo que investigar por su cuenta en periódicos y voces ajenas que estaban mejor empapadas con las noticias actuales, donde resaltaba prácticamente con luces de neón encima la que buscaba. El padre Robert recibía el mes con el suicidio de su esposa tras una larga procesión tortuosa de acosos inacabables hacia su persona, gracias al presunto caso de 14 niños de los cuales había abusado en diversas ocasiones. Un padre. El cliché de por sí no sorprendía a esas alturas del tiempo, y sin embargo, seguía pareciendo lamentable.

Skyler mentiría si decía que sentía una empatía verdadera por el incidente. Recordaba al padre y a su esposa, pues eran colaboradores de su propio progenitor. Arnold Avenger tenía amistades de todo tipo. Buenas, malas, controversiales… siempre había un beneficio fijo que de alguna manera los ataba a él y le podían proporcionar lo que quisiera en el momento indicado. Nadie dudaba nunca del poder de convencimiento que tenía este hombre. Cualquiera que decidiera compartir información a su lado, ni siquiera sentía el interés que debería de haber de por medio dentro de aquellas relaciones que muy en el fondo se germinaban desde la raíz como unilaterales, aunque resultara difícil de encontrarlo así. De ahí la astucia del poeta más grande de todos.

Esta familia consumada a Dios era uno de ellos. Recuerdos de la mujer ahora fallecida existían, aunque para Skyler no significaban demasiado. La pena que podía sentir era por el motivo de su defunción, pues, como se notaba, la coacción ni siquiera venía de un asunto que estuviera directamente relacionada con ella.

El mundo, sin enseñarle algún rastro de piedad, exigió que desapareciera.

“Es un asunto delicado. Dejaré que te encargues”. Era poco lo que decía el telegrama transmitido por su padre a través de otro informante. Hasta los momentos su paradero era desconocido, así mismo sus planes actuales.

Vaya manera de encomendar las cosas…


Como fuese, lo iba a hacer.

En la mañana llegó a Liverpool, tras un viaje en avión que a sus ojos no duró nada mientras quedaba inmersa bajo la música de su fiel reproductor. El cielo era de un inglés muy típico, con sus tintes ocres por culpa de la exagerada polución de la industria. No llevaba demasiada carga junto a ella. Skyler pensaba que aquella muestra de respeto duraría a lo sumo un día. Un maletín de mano que sostenía con ligereza y el traje oscuro que vestía ahora mismo era lo único que le pertenecía estrictamente.

En el cementerio sólo reconoció al padre Robert y a nadie más. Sin embargo, no le era difícil reconocer lo que sencillamente ya no podían ser llamados como “normales”. Magus, criaturas monstruosas y agentes de la Iglesia con poder sagrado eran el pan de cada día en la vida que llevaba desde que tenía memoria. El olor a uno de ellos dentro del tumulto de personas asistiendo al funeral de la trágica esposa estaba en el aire y flotaba hacia una dirección.

Et Nomine Patri…

En la ceremonia se mantuvo impasible.
Skyler Avenger
avatar
Magus
Mensajes :
31

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Alexander Anderson el Jue 18 Feb 2016, 8:21 pm

Un día en especial ha llegado, el nuevo día llega asomándose entrando sin permiso a mi habitación. Las pálidas luces que atraviesan mis oscuras cortinas son lo suficiente para despertarme. Un gusto metálico en mi boca solo confirma mi angustia por lo sucedido. ¿Porque termina pagando un inocente? A veces me lo pregunto varias veces, en mi oficio me dedico a castigar que lo disfrute es un punto y aparte pero cuando hay fieles que caen en la desesperación y terminan con su propia vida por malnacidos imbéciles que se esconden en la misericordia del creador algo dentro mío muere.
El día pasa lento, debería ir al entierro solamente pero algo me dice que vaya al servicio por la pobre Mary, no nos conocimos, por desgracia si al infeliz de su esposo…
A la tarde dejo de sentir pena y consigo levantarme, abandono la capilla local para ir al servicio y quizás dar apoyo moral a la familia. Divago, me pierdo apropósito por las calles inglesas evitando ir para simular falsa cortesía, no soy así y sin embargo no comenzare hoy.

Pasando frente a la casa de mi supuesto amigo veo actividad de luces, él debería estar en el funeral, se lo debe a ella, es lo mínimo que puede hacer de su pésima existencia.

Acelero la marcha para abrir la puerta con una patada -La presencia de Dios ha llegado en esta casa para iluminar a los descarriados AMEEEEEN!!- La puerta se rompe con facilidad con solo llegar a tocar la suela de mi zapato, hay luz en el primer piso, me dirijo hacia la escalera subiendo haciendo sonar cada paso –Robert, Dios tiene un plan para ti, los tiene para todos. Y se te permitió que des tus respetos al único ser querido que realmente te apreciaba, cuando te encuentre desearas a ver sido tú el que este tieso y más cuando….-



[Maldición] He visto muchas cosas en mi larga vida pero hay pocas cosas que enmudecen a uno, personalmente este momento está en mi top personal. La luz venía desde el baño, en la misma donde encontramos a Mary. ¿Está muerto? No lo creo, aun se mueve… La escena me hiela la sangre como si fuera un puto novato en el oficio pero el solo ver a un tipo, una bañera y mucha sangre me causa nauseas, él aún se movía.
Salgo rápido desviando la mirada, siento como mi espalda se apoya con la pared y tapo mi boca rápido para evitar vomitar, maldición Robert… tan difícil es para ti colocar un arma en la sien y volarte la tapa del cerebro? Porque esto…. Maldición… me lo paso maldiciendo un buen rato hasta notar una carta en el suelo ‘’Para mi único amigo’’ Márchate Anderson… no le debes nada a este tipo, está en shock seguro aún no se da cuenta de tu presencia, vete por donde viniste, él no merece misericordia por sus actos ¿porque aun estas parado ahí mismo?

Luego de hacerme mil preguntas sobre ‘’dejárselo a Dios’’ decido leer la carta… Luego de leerla llamo a una ambulancia y me retiro del lugar. Falta para que anochezca por lo que camino sin rumbo por las calles de Liverpool pensando en lo que vi. Sangre no es ajeno para mí, he visto muerte, he visto injusticias, he visto crueldad pero eso no se acerca a lo que lo que puede hacer una persona cuando toca fondo…

No sé cuántas horas pasaron desde que me hundí en mis pensamientos por lo que comienzo a caminar hacia el cementerio, la llovizna del domingo al anochecer engrasa las calles cansadas ignorando las náuseas de mi estómago como un pantano inquieto… Alzo el cuello contra los mordiscos desdentados del frio viento de Noviembre y me mezclo en el anonimato desmenuzado que proporciona la ciudad. Las calles son arterias endurecidas que conducen al corazón muerto de la ciudad. Una farola me guiña su ojo enfermo y amarillo. Ya es tarde por lo que paro al primer taxi al pasar.

Todo para llegar justo a tiempo al cementerio, ya estando en el lugar aún no descienden el cuerpo por lo que apresuro mis pasos para llegar al frente –Queridos hermanos…- Trago saliva ya sin saber si fue por lo ocurrido o porque el taxi que tome aun olía a la noche de ayer. –Estamos aquí para dar el último adiós a una mujer especial…- Noto que el infeliz esta entre la gente acompañado de un paramédico cerca. – Iba a dar un discurso estándar para serles sinceros pero esta mujer no merece un verso más aun después de su muerte, he meditado mucho mis palabras y quiero transmitirles una sola cosa… no la juzguen. ¿Alguien de nosotros sabe realmente quiénes somos? ¿Sin las adversidades y sin las dificultades alguien puede decir quiénes somos y que es importante para nosotros? Esto es algo en lo que pienso mucho y es un tema recurrente en mis pensamientos. Las cosas que he hecho para proteger a la oveja descarriada me describe como soy, muchas cosas de esas… no me orgullecen en lo mínimo. Mary era una excelente esposa y una maravilla de persona sin embargo tomo malas decisiones, acaso ¿podemos juzgarla? ¿A caso yo puedo juzgarla? ¿Esa era la verdadera Mary que aguardaba en su interior o era lo que su entorno convirtió? Ella era Mary, la excelente esposa y una maravilla de persona y así la recordaremos, su final es algo trivial si piensan un poco considerando todo lo que nos dejó, gracias al creador por concederme estas palabras AMEEEEN!!- Mi amen lleno de energía se escucha hasta la entrada y con ello un cuerpo sin vida es descendido a su lugar de descanso.

Finalizado la ceremonia levanto la mirada y la gente comienza a irse, incluso Robert sin embargo paro a una persona –Avanger…- Recuerdo su rostro en fotos, los herejes amigables que me prohibieron hacerles algún tipo de daño, -Skyler Avanger mucho gusto, conozco a tu padre- Arnold Avenger un practicante del ocultismo al quien no tengo permitido matar… Nadie dijo nada de su hija –Ambos estamos lejos de casa, hagamos que el viaje no sea en vano, te molestaría si hablamos unos minutos, prometo no tratar de venderte una biblia-
Alexander Anderson
avatar
Iglesia
Mensajes :
28

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Skyler Avenger el Dom 21 Feb 2016, 11:26 pm

La ceremonia tenía pintas de que iba a transcurrir de forma calmada. Como todo entierro, la sensación de desazón y tristeza reinaba en los alrededores, ejerciendo una presión invisible que a muchos influenciaba para que miraran hacia el suelo perennemente, buscando algo en los detalles de sus zapatos que en realidad carecía de importancia. Nadie iba a poder hacer algo más que lamentar la pérdida de aquella mujer, Mary… conservarla en sus recuerdos, elegir los mejores para enaltecer su memoria, y darle un último adiós a un cuerpo que sin embargo, permanecía indiferente a los cambios que obraban a su alrededor. La conciencia de la mujer ya no existía. Su alma había partido. El funeral no era para ella, sino para el dolor de todos los que dejaba atrás una vez hubiese dado su último aliento hace tiempo atrás.

Skyler exhaló, percibiendo el frío de Liverpool en esos instantes. Incluso el sol se lamentaba y abandonaba al resto de la humanidad de esa ciudad, ocultándose entre las nubes. Muchos tenían paraguas asidos a sus manos sin que estuvieran desplegados, tal vez preparados para una posible llovizna que terminara por darle el toque final a aquel depresivo ambiente.

¿A quién podía ver que conociera? Estaba Robert, el “amigo” de su padre, acompañado por un paramédico. No sabía muchos detalles sobre la situación por la que pasaba, más que los vagos comentarios de un posible intento de suicidio frustrado.

Para añadirle más tragedia a la escena, si cabe. Skyler había sonreído con un matiz que expresaba lástima más que compresión por aquella trágica pareja, pensando en esto, luego de darle el pésame a aquel hombre. Al final, quienes decidían cómo terminar su vida en cuanto a su último comportamiento, era cada persona regente de su existencia en la tierra, así que le era difícil compadecerlos sin pensar antes que quizás, hubiesen encontrado una mejor manera de sobrellevar sus adversidades, si tal vez buscasen la salida con verdadera pasión, alejando los miedos.

Una mujer tan abierta a los cambios no podía entender lo difícil que le resultaba a los que sólo conocían una sola forma de vivir, el salir de su zona de confort esencial. El encuentro entre ambas posiciones era imposible.

Había un cura para asistir las palabras típicas de los entierros, y además de él, también otro hombre que aparentaba el mismo aire religioso que Robert, aunque quizás con mayor solidez. Con su repentina intervención, Skyler le miró y escuchó sin perderse algún detalle, con una expresión insondable ¿le conocía de alguna parte? En absoluto. Su opinión distaba de la dureza con que ella misma juzgaba el momento. Era más condescendiente. Que alguien con apariencia tan severa como aquel hombre pensara de una forma flexible, a la que aquella mujer joven no podía siquiera aspirar, era, ciertamente, una ironía.

Cuando la tumba quedó sellada dentro de la tierra, y los integrantes de aquel grupo funerario empezaron a diseminarse en distintas direcciones, Skyler notó que él se acercaba hasta donde estaba. Con curiosidad, escuchó lo que decía, mirándole directamente a los ojos sin reflejar en ninguna mueca lo que pudiera estar pensando ante aquella inesperada presentación y propuesta.

Así que un amigo de mi padre ¿huh? ¿Y miembro de la Iglesia? Si no fuera porque el 99% de sus amistades siempre han sido extravagantes, estaría dudándolo mucho. ─fueron sus primeras palabras, sonriendo entonces de forma cordial, aunque estuviera en realidad estudiando a aquel hombre hasta el más mínimo detalles─. Usted sabe mi nombre, pero yo desconozco el suyo. A decir verdad, aunque sea amigo de la familia, esta es la primera vez que le veo, ¿podría decirme quién es? Ya que no va a venderme una biblia y me ahorra la molestia de despacharlo para poder evitar eso (oh, no, no debo parecer religiosa; ciertamente no lo soy), tengo tiempo para escucharle y hacernos compañía en el camino, señor.

No había recelo, ni tampoco una desconfianza deliberada en sus palabras. Sólo una animosidad tan cordial como medida que se reflejaba en su pequeña e inocente sonrisa.
Skyler Avenger
avatar
Magus
Mensajes :
31

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Alexander Anderson el Mar 01 Mar 2016, 10:37 pm

El clima mejoraba de a poco como si el cielo se hubiera cansado de llorar sobre esta putrida ciudad, aun cuando todos sintieron la perdida y dejaron salir sus emociones yo sigo aqui con un gusto amargo en la boca. La compania que en retrospectiva la force quedarse un rato parece agradable para ser alguien inferior, casi la desgueso por hablarme como un igual pero no quiero acabar esto tan pronto.

-Tu padre? Me crees si te digo que en nuestro oficio también existe algo parecido a ordenes de restricciones?- Dejo caer mi mandíbula soltando una carcajada exagerada - Veras, Dios considera que no es de su creación la herejía, el ocultismo es un crimen que se paga con la muerte y como una herramienta de Dios yo cobro esas deudas- *sujeta agresivamente el brazo de Skyler* -Como engendro del Sr. Skyler eres igual de pecaminosa?- La sonrisa desborda casi saliendo de la silueta de mi rostro mientras mis lentes se ven reflejados por las escasas luces del recinto, no viejo terco, sabes que no puedes, sabes que puedes causar muchos problemas con la familia Avanger.........

...............Pero ¿Que pasa si quiero tener problemas? -Dime Padre Anderson, así me llaman los que están bien encaminados, y suelen ser las ultimas palabras para otros- Soltando suavemente su brazo ya debe estar en estado de alerta, matarla aun es una opción Dios me usara para ese trabajo pero últimamente no estoy en mis cabales. Todo por ese maldito loco que anda escarbando en mi cordura haciéndome dudar -Se nota que no sientes afecto por esta familia, estas aquí por compromiso al igual que este viejo cura?- Quizás esto sea conveniente, mis pensamientos están en un caos y una segunda opinión puede que me alivie y al fin pueda clavar una hoja en cada hueso de su columna vertebral mientras un rezo sea lo ultimo que ella escuche finalizando con un AMEN! -Dime obejita descarriada, que sabes del ''incidente'' de Robert que sucedió hoy, hay rumores pero quiero oir que te parece que sucedio?-
Alexander Anderson
avatar
Iglesia
Mensajes :
28

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Skyler Avenger el Sáb 12 Mar 2016, 6:45 pm

Igual de pecaminosa que él… vaya comparación.

Por extraño que se viese, la reacción de Skyler ante aquel amago violento del conocido ahora como Padre Anderson, no despertó en su rostro el más mínimo temblor o impresión. Quizás se debía a que desde hace un buen rato se estaba imaginando algo parecido, o sencillamente no se había formado un juicio preconcebido de aquel hombre, de modo que se sentía capaz de esperar cualquier cosa de él.

La manera en la que se expresaba aquel miembro de la Iglesia le hacía pensar que odiaba mucho la idea de que su padre estuviera protegido por alguna clase de artimaña que seguramente usaba para que la santa institución no lo viera como un objetivo para eliminarse. Qué clase de trucos o beneficios habría de darles, puede que Skyler los conociera, aunque nunca en su totalidad. Después de todo, su progenitor era una capa de mentiras ocultas dentro de otras aún más profundas.

A decir verdad, puedo contar con los dedos de una sola mano las veces que visité al padre Robert junto a su mujer. Eran más próximos a mi padre que a mí, y aún así me ha tocado venir en nombre de él, ya que no tuvo la oportunidad de pasarse por aquí para asistir al entierro. Mi motivo principal es la formalidad en su esencia más pura, tal y como supone, señor Anderson. ¿Qué me dice de usted?

El clima estaba mejorando y eso era bueno. Una parte de Skyler se preguntaba cuáles serían las verdaderas intenciones de aquel hombre desde que la viera, pues, interpretando sus propias palabras, parecía que lamentaba profundamente no poder deshacerse de ella y de su padre por el simple hecho de no estar autorizado para ello. La gente de la Iglesia y sus obsesiones eran a veces tan interesantes como sorprendentes en cuanto al contraste que existía entre sus resoluciones personales y colectivas.

¿Se refiere al suicidio frustrado que presuntamente intentó hacer hoy en la mañana el señor? Desde un punto de vista médico, dada la calidad de su herida, me parece de por sí un milagro que haya sido capaz de movilizarse desde el hospital hasta acá, sólo para ver cómo enterraban a su mujer. Seguramente lo que quería era lanzarse a ese hoyo para acompañarla y que los sepultaran juntos. ─comentó esto con un tono de voz tan casual, como si en realidad estuviera conversando acerca del clima─. El señor tenía una vida difícil desde hace mucho tiempo ¿no es así?, y ahora parece que la tendrá peor, ¿no le parece? Tal vez vuelva a intentarlo una vez más en lo que le permitan estar solo, si es que no lo aíslan por la fragilidad en su estabilidad mental.

Mirando al padre Anderson, Skyler esbozó una sonrisa carente de empatía, vagamente despiadada.

¿Sabe si lo que dicen que hizo es verdad? ¿lo que pasó con todos esos niños?
Skyler Avenger
avatar
Magus
Mensajes :
31

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Alexander Anderson el Mar 22 Mar 2016, 10:12 pm

¿Si el realmente lo hizo?.... ¿Acaso eso cambiaria algo al respecto? NO! No paso por descuidos ajenos, no paso porque no lo encontraron, maldición NO! La verdadera razón es porque Dios no estuvo aquí. La ausencia de uno causa el exceso del otro pero no es por eso que estoy aquí parado, mi cordura se resume en una línea muy delgada que no deja de ser estirada hasta casi el momento de quiebre, sin embargo eso le paso a este desgraciado.

-Su cordura se quebró Srta.  Skyler, su cordura se tensó y tenso hasta un punto que no pudo más y perdimos a lo que anteriormente llamábamos una persona sana. Ya no pasa por si lo hizo o no ya no importa. Ya estamos en un punto sin retorno y un castigo ya no es una opción- Ya no puedo más con este embrollo, por un lado tengo que cuidar de cada fiel hacia nuestro padre en el cielo pero a la vez solo quiero descuartizar al sujeto pero no hay razón para ello. –PIENSAS QUE TRATO DE SUICIDARSE? NO, NO, NO. Mil veces no estúpida ignorante. No esperaba más de tus capacidades mentales inferiores no, no, No, NO, NO!- Mi pesada mano reacciona cercano el puño y romper algo cercano pero no me detengo a ver que fue.- NOOOOOOO! Maldición, te contare lo que sucedió….-

‘’Cuando entre a la casa solo gritaba por su nombre mientras tenia mis bayonetas en mis manos, subí la escalera de forma tan ruidosa que asustaría a cualquier ladrón, pero para mi sorpresa no era que este en casa durante el entierro de su mujer, entre al baño donde la escena de sangre me revolvió el estómago, soy un viejo sabio que vio todo lo habido por haber en la vida y muy pocas veces he sentido nauseas. Había una carta cerca y al leerla comprendí un poco el panorama.

Contaba con mucho detalles sus delitos, desde el primer delito hasta el último y por lo leído eran más de los que pensamos. El primero fue en Italia y por su debilidad y temor abandono el Vaticano. Esa debilidad no era de él según cuenta, y con esa débil excusa acude a Dios a su modo… Pasaron los años rogando a Dios fortaleza cada vez que volvía a abusar de un niño pero este no le respondió hasta que un día conoce a Mary, la que hoy es su difunta esposa.

En la carta cuenta lo que creo que es una ilusión de su parte, pensó que Dios mando a Mary para tener un apoyo y para que deje de pecar y fue así por un tiempo… pero su hambre no se extinguió y para cuando volvió a tocar a otro niño él mismo fue como un demonio pero estando a Mary a su lado, cada abuso tenía una gran diferencia de tiempo a como era antes de conocerla reconociendo que su mujer en realidad es un Ángel del cielo y ahora que ya no está por eso teme por su deseo.

Terminando de leer la carta llamo a una ambulancia ya que todo tenía sentido. Robert está en la tina de su baño lleno de sangre no por tratar de suicidarse, sino por castrarse así mismo. ’’


-¿Ahora entiendes mis preocupaciones ‘’Señorita’’? Ya no importa si lo castigan, se atormenta tanto a si mismo que un castigo seria aliviar su carga y no tengo intención de ayudarlo. Por eso le pido de todo corazón que sea testigo de algo que no sucedió nunca y no quiero volver a hacer… Joven Skyler le dejo a usted el destino de Robert, yo no puedo y no quiero hacer algo al respecto, solo porque no puedo ir contra un católico y segundo ya no sé qué es lo que Dios mandaría en este predicamento…- Tomo una postura más relajada llevando mis manos a mi espalda ya dejando de acosar para solamente pasear, el ambiente cambia a mi parecer, solo puedo pensar que a veces hasta un Padre devoto, necesita confesarse.
Alexander Anderson
avatar
Iglesia
Mensajes :
28

Volver arriba Ir abajo

Re: In God we trust

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.